PRÉCÉDENT | SOMMAIRE | SUIVANT

 

VELOSO_2
REFUGIADOS EN PAÍSES DEL ESTE (2015)

 

VELOSO_1
PERSECUCION NAZIE (1935-1945)

 

VELOSO_3
Comentario Chile: «Crisis migratoria en Europa: las imágenes del drama de los niños refugiados. Imágenes de la dura realidad que enfrentan los menores de edad en la mayor crisis migratoria desde la Segunda Guerra Mundial». Alejandro Osorio S. 31 de agosto del 2015 / 16:02 Hrs, DIARIO LA TERCERA, CHILE

 

En un mundo tan globalizado como el nuestro, los sucesos que pasan en cualquier parte del continente nos llegan en fracción de minutos; así me llegaron las violentas imágenes de miles de inmigrantes buscando refugio en la vieja Europa, con la esperanza que un país los acogiera. Las imágenes se repiten a diario, durante meses porque los hechos en sí perduran en el tiempo, para el lector o televidente poco interesa de qué punto del Medio Oriente partieron ni dónde tomaron la decisión familiar de huir de la guerra, de la persecución o del miedo a quedarse en su terruño que los vio nacer, hoy invadido de tanto odio, dolor y desconfianza, que forzó a muchas familias a tomar la decisión de emigrar en búsqueda de un lugar tranquilo para vivir. Todos emigraron con el anhelo de encontrar un minuto de paz para sus vidas tan golpeadas por la guerra y la desesperación de sobrevivir a la extrema violencia que se apoderó de sus espacios, sus territorios.

Ayer, muchos años después de unas persecuciones historicas, comenzamos a conocer lo que significó la persecución a los judíos, las profundas huellas que dejara la guerra en plena Europa. Pareciera que el «holocausto» dejó o deja a muchos indiferentes, son hechos que corresponden al pasado pero las imágenes que nos llegan actualmente a través de los medios de comunicación, televisión, hablan por sí solas, volvemos a ver a una gran cantidad de familias huyendo de la guerra en Siria o de cualquier punto de Medio Oriente. Son muchos (hombres, mujeres, niños) los que murieron en esta huida, sus cuerpos quedaron en el mar y los que lograron vencer las barreras de esta travesía continúan caminando para ir a tomar un tren que los lleve a Austria o a cualquier país de Europa que desee acogerlos. Para muchos el paso fue por Hungría no estuvo exento de problemas, la solidaridad del pueblo Húngaro siempre estuvo presente, en cambio, las autoridades Húngaras dispusieron cerrar las fronteras con alambradas al paso de los inmigrantes, dejando de manifiesto la forma hostil de recibir la masa humana que se desplazaba en busca de un poco de paz y tranquilidad.

Que fácil como hemos olvidados la historia reciente, por ejemplo, cuando los judíos huían de la persecución nazi, ellos también tuvieron que cruzar muchas alambradas que fueron el obstáculo constante a vencer en búsqueda de la anhelada libertad, parece increíble que hoy nuevamente nos reencontremos con los emigrantes del Medio Oriente huyendo con sus familias del horror, a su paso están «las alambradas» que nos recuerdan el ayer de la vieja Europa en guerra. Donde ha quedado el «ser humano», profundo, solidario, luchemos para que estos hechos no nos dejen indiferentes.

Felizmente existe la memoria histórica que me llevó a tratar de intercalar las imágenes de los judíos, los inmigrantes y los niños como un gran cuadro que cruza pasado y presente. Es como si el tiempo se hubiera detenido y de nuevo estuviéramos volviendo a vivir el horror humano, al revisar las imágenes de los judíos caminando para ir a tomar un tren cuya caminata también era incierta, donde muchos murieron en la travesía. Es más, ellos ignoraban que su destino final era la «muerte», los campos de concentración o las fronteras de los países en guerra cerrados con alambradas. Si me traslado al mundo actual, desde un rincón del continente llamado Chile, ambos escenarios me dejan muda, qué difícil escenario se está viviendo actualmente en Europa, me pregunto ¿quién es inmigrante o refugiado en estas circunstancias? Qué importancia tiene para las miles de familias que huyen la categoría que le entreguen si lo que buscan es un poco de paz tratando de olvidar las escenas de violencia extrema y la crueldad vivida.

Quiero terminar este artículo con un poco de optimismo como dice la gran cantautora Mercedes Sosa. «Solo le pido a Dios,/ Que el dolor no me sea indiferente / […] Que la guerra no me sea indiferente/ Es un monstruo grande y pisa fuerte,/ Toda la Inocencia de la gente/ [….] Solo le pido a Dios,/ Que el futuro no me sea indiferente,/ Desahuciado está el que tiene que marchar,/ A vivir una cultura diferente…»

 


(RE)PENSER L’EXIL N°6/7 > CUANDO LAS IMÁGENES HABLAN, Teresa VELOSO BERMEDO, Socióloga Chile

Exil, Création Philosophique et Politique
Repenser l'Exil dans la Citoyenneté Contemporaine

Programme du Collège International de Philosophie (CIPh), Paris
© 2010-2016